Borrell explicó que España ha planteado la posibilidad de sanciones como respuesta a hechos de violencia y represión en Venezuela.

El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, pidió que los esfuerzos para el diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición en Oslo y Barbados sean una “prioridad”, al tiempo que aclaró que esto no significa que se cree un “escudo contra sanciones” para quienes ejercen la violencia y represión, como los autores de la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta, fallecido cuando estaba bajo custodia de las autoridades de Venezuela.

“Las sanciones no pueden ser un instrumento que perturbe la esperanza que ha levantado el proceso de Oslo y la primera prioridad es que este proceso continúe”, declaró Borrell en una rueda de prensa en Bruselas durante un receso de una reunión de ministros europeos de Exteriores en la que la situación en Venezuela era parte de la agenda.

España ha insistido en este debate en que es “absolutamente prioritario” conseguir que las negociaciones auspiciadas por Noruega “fructifiquen”, porque, según ha expresado el ministro español, es “el único elemento que tenemos” para lograr que negocien entre el régimen de Maduro y la oposición liderada por Juan Guaidó.

La vía de Oslo es la “mejor opción” aunque no haya sido un plan promovido por la Unión Europea, reiteró el ministro que, sin embargo, acotó que ello no implica que se dé ninguna legitimidad a Nicolás Maduro.

España, como el resto de la Unión Europea, observa con preocupación la situación en Venezuela y respalda el informe de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Por eso, Borrell recordó que España convocó al embajador de Venezuela en Madrid para “pedir explicaciones” por las muertes “trágicas” de personas bajo custodia de la Policía política de Venezuela y por ello también ha planteado en el debate con sus socios europeos que se exploren sanciones contra los autores identificados.

Borrell explicó que España ha planteado esta posibilidad de sanciones “precisas y concretas” como respuesta a hechos “precisos y concretos”, una idea a la que “nadie se ha opuesto”.

Ello no quiere decir, advirtió, que se vayan a aplicar sanciones que afecten “a todo el pueblo venezolano o a toda la dirigencia chavista”, porque en estos momentos la Unión Europea no cree que ello pudiera ayudar al desarrollo de las negociaciones.

“Tiempo habrá si esas negociaciones no prosperan, pero esas negociaciones tampoco pueden ser un escudo protector para personas que se han identificado, parece ser, como los responsables de un acto tremendo, preciso, que tienen que ser objeto de sanciones precisas y concretas”, concluyó. (Con información de Europa Press)

Template by JoomlaShine