“Tenemos un salario mínimo, e incluso un ingreso mínimo al agregar el bono de alimentación, que es tan bajo que  atenta contra la dignidad de la persona y le impide lo más elemental,  alimentarse a quién lo devenga. Trabajo barato que no permite cubrir ni siquiera su alimentación”, concluye el experto en temas laborales, Héctor Lucena

Más de 500 trabajadores que dicen ser tercerizados exigen a las directivas de Sidor y CVG que ejecuten la orden que el pasado 20 de noviembre sugirió Nicolás Maduro en Cadena Nacional. 

El vocero afirma que el país está colapsando en todos los sentidos, mientras el jefe de Estado sigue en su letargo de políticas comunistas fracasadas.